Las bases neurológicas de la esquizofrenia son tan complejas como el propio trastorno