Las anomalías en los órganos de los sentidos ayudan a diagnosticar trastornos mentales