Las alucinaciones se producen por diferencias estructurales en el cerebro