La resonancia magnética puede predecir quién responderá mejor al tratamiento de la esquizofrenia