La red social del cerebro se correlaciona con la red social de la vida real en personas con esquizofrenia