La realidad virtual trata de reproducir la esquizofrenia para aumentar la empatía