La promoción de la salud es clave no sólo en las personas con esquizofrenia sino también en sus cuidadores