La progresión de la esquizofrenia se puede conocer a través de cambios en la retina