La predisposición genética a la esquizofrenia es clave para entender la relación entre cannabis y psicosis