La práctica de «mindfulness» mejora la calidad de vida de enfermos mentales graves