La pérdida de neuronas inhibidoras del cerebro se vincula a déficits en la memoria social, común en la esquizofrenia