La pandemia provoca mayores episodios psicóticos asociados a cannabis, alcohol o sedantes en pacientes con esquizofrenia