La función mitocondrial influye en el estado de la esquizofrenia de los pacientes con un trastorno genético