La flexibilidad de las redes neuronales condiciona el riesgo genético de sufrir esquizofrenia