La falta de sueño aumenta los pensamientos intrusivos en personas que sufren patologías mentales