La esquizofrenia y el envejecimiento pueden compartir una base biológica común