La esquizofrenia también altera el metabolismo energético, según dos estudios