La esquizofrenia puede aumentar el riesgo de demencia en 2,5 veces