La esquizofrenia exige a los profesionales privados una aproximación multidisciplinar e innovadora