La esquizofrenia es consecuencia de la evolución del cerebro humano