La esquizofrenia, el precio de tener un cerebro ultracomplejo