La esquizofrenia afecta a más regiones del cerebro de lo que se pensaba