La depresión afecta el cerebro de niños y niñas de forma diferente