La ausencia de esquizofrenia en animales da claves acerca de la genética de la enfermedad