La alianza médico-paciente, clave en el tratamiento de la esquizofrenia