La actividad de ondas gamma aumenta espontáneamente en pacientes con esquizofrenia