Investigadores identifican un vínculo molecular entre la esquizofrenia y el riesgo de sufrir diabetes