Investigadores gallegos encuentran un nuevo gen vinculado al desarrollo de la esquizofrenia