Investigadores españoles trabajan en un biomarcador para mejorar el diagnóstico de pacientes con esquizofrenia y autismo