Investigadores españoles identifican un grupo de pacientes diferenciado dentro de la esquizofrenia