Investigación relaciona factores sociales y ambientales con el aumento del riesgo de trastornos psicóticos en menores