La inflamación de ciertas áreas del cerebro se vincula al riesgo de sufrir esquizofrenia