Identifican un fuerte vínculo entre el abuso emocional infantil y las experiencias similares a la esquizofrenia