Identifican un desequilibrio inflamatorio celular al inicio de la esquizofrenia