Identifican un autoanticuerpo que provoca comportamientos similares a la esquizofrenia