Identifican el mecanismo que reprime los pensamientos no deseados