Identifican cómo y dónde se generan las voces que escuchan las personas con esquizofrenia