Hallazgos en proteínas abren nuevas vías a la comprensión y el tratamiento de la esquizofrenia