No es ningún secreto que fumar es perjudicial para la salud pero se desconocía que también tuviese un papel directo en el desarrollo de la esquizofrenia. Según un equipo  de investigadores del King College de Londres, los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar este trastorno mental y que también se les desarrolle a una edad más temprana la enfermedad. Los estudios de los investigadores sugieren que la nicotina del humo del cigarrillo puede alterar el cerebro.

“La relación es bastante fuerte, pero necesita más investigación”, dijeron los expertos. El estudio, publicado en la revista Lancet Psiquiatría, mostró que el 57% de las personas con psicosis eran fumadores cuando por primera vez experimentaron un episodio psicótico. Por otra parte, las personas que fumaban diariamente tenían el doble de posibilidades de desarrollar esquizofrenia en comparación con aquellos que no fuman nunca. Los resultados también mostraron que los fumadores desarrollan la esquizofrenia un año antes que los no fumadores, y que era más propenso a desarrollarse en los fumadores a una edad más joven.

La asociación de fumar con la psicosis no es reciente. A menudo se ha creído que los pacientes con esquizofrenia tienden a fumar, ya que utilizan los cigarrillos como una forma de automedicación para aliviar el dolor causado por el oír voces o tener alucinaciones. El equipo analizó datos que abarcan 14.555 fumadores y 273.162 no fumadores. Dicho esto, no todos los fumadores desarrollan la esquizofrenia; sin embargo, los investigadores creen que aumenta el riesgo en las personas que tienen predisposición a padecer la enfermedad.

Los resultados, sin embargo, no prueban la causalidad, y los investigadores no tomaron en cuenta otros posibles factores de confusión como puede ser que los fumadores fueran también consumidores habituales de cannabis, algo que sí está demostrado que guarda relación con la enfermedad psicótica.

El Dr. James McCabe, profesor clínico en estudios de psicosis en el Instituto de Psiquiatría del Institute of Psychiatry, Psychology & Neuroscience (IoPPN) asegura que fumar debe ser “tomado en serio como un posible factor de riesgo” para la psicosis y no “despedido como consecuencia de la enfermedad”. Fumar tiene un impacto en los niveles de la dopamina en el cerebro, que también juega un papel en la enfermedad psicótica.

“El exceso de dopamina es la mejor explicación biológica que tenemos para enfermedades psicóticas como la esquizofrenia. Es posible que la exposición a la nicotina, mediante el aumento de la liberación de dopamina, provoque psicosis”, dijo Sir Robin Murray, profesor de investigación psiquiátrica en el IoPPN.