Facebook podría ser útil para ayudar en el diagnóstico de la depresión y la esquizofrenia