Existe una conexión genética entre la creatividad y enfermedades como la esquizofrenia y el trastorno bipolar