¿Existe un vínculo genético entre el riesgo de esquizofrenia y la superficie del cerebro?