Estudian una proteína que protege de la aparición de esquizofrenia pero vinculada a otras patologías