Enfermeros y psiquiatras han de trabajar juntos para mejorar la asistencia a los pacientes con esquizofrenia