Encuentran otra prueba causal de la relación entre el cannabis y la esquizofrenia