Investigadores de FIDMAG Hermanas Hospitalarias Research Foundation y del Hospital de Sant Pau de Barcelona han obtenido resultados “prometedores” y “esperanzadores” en el uso de la estimulación cerebral profunda en pacientes con esquizofrenia que no responden a tratamientos farmacológicos.

La doctora Edith Pomarol-Clotet y el doctor Peter J. McKenna presentó ayer los resultados preliminares del primer ensayo clínico con Estimulación Cerebral Profunda en esquizofrenia realizado a nivel mundial, durante las VI Jornadas Nacionales de Esquizofrenia que se celebraron en Palencia.

En declaraciones a los periodistas, han explicado que el estudio, probado con ocho casos, acaba de finalizar ahora, por lo que hay que analizar detalladamente unos resultados que de entrada “son prometedores” y “muy esperanzadores” para algunos pacientes. En concreto confían en que la aplicación de esta técnica neuroquirúrgica pueda ser de ayuda para algunos pacientes con esquizofrenia, sobre todo en los pacientes resistentes al tratamiento, es decir que no responden a los fármacos antisicóticos, ha explicado la doctora Edith Pomarol-Clotet. Y es que, como ha precisado, hay entre un 25 y un 30 por ciento de pacientes con esquizofrenia que son resistentes porque los síntomas, alucinaciones, delirios, apatía, no remiten aunque tomen bien el tratamiento.

El estudio, realizado en colaboración con los equipos de psiquiatría y neurocirugía del Hospital de Sant Pau de Barcelona, ha consistido en probar por primera vez esta técnica neuroquirúrgica, basada en el implante de electrodos de neuroestimulación, en determinadas zonas del cerebro de pacientes con esquizofrenia. Es una técnica que se emplea en el tratamiento de afecciones neurológicas como la enfermedad de Parkinson o con trastornos psiquiátricos como el trastorno obsesivo compulsivo y la depresión mayor, pero no con la esquizofrenia, ha puntualizado la experta. En este sentido, Pomarol-Clotet ha insistido en que este tratamiento “puede abrir una esperanza” a los pacientes con los que los tratamientos farmacológicos no llegan.

En la misma línea el director gerente de Hermanas Hospitalarias, Javier Arellano, ha señalado que aunque la investigación “nunca es suficiente” porque hay medio millón de personas en España que sufren esquizofrenia, según datos de la OMS, puede decirse que actualmente el nivel investigador “goza de buena salud”. En este sentido, ha insistido en que se están abriendo líneas “muy interesantes” que en el pasado se han usado para otros trastornos, en referencia a la estimulación cerebral profunda, una línea iniciada gracias a la investigación realizada a través de la neuroimagen. “Creo que esta línea va a ser el futuro en la esquizofrenia para personas tienen sufrimiento psíquico durante tiempo prolongado y no responden a ninguna otra terapia”, ha añadido Arellano.

Sobre las VI Jornadas sobre Esquizofrenia que se celebraron en Palencia y que suma ya la sexta edición, Arellano ha asegurado que están convirtiendo al centro sociosanitario de Palencia y a la capital en referente de la información y la investigación en la enfermedad mental. También ha incidido en que esta jornadas, a la que asisten 250 profesionales, cuenta con ponentes “de máximo nivel nacional e internacional”, y tienen “un eco muy importante en la comunidad científica” que conoce la filosofía de este centro sociosanitario que busca la innovación y desestigmatizar la enfermedad mental.

En este sentido, ha insistido en que el principal reto de las personas con enfermedad mental es el de “tener una vida normalizada” y que la enfermedad mental se vea como el resto de enfermedades y que deje de ocultarse.