Estudio sobre el tejido cerebral descubre fuertes conexiones entre el autismo y la esquizofrenia