El Teatre Nacional de Catalunya acoge una obra sobre la esquizofrenia a partir de experiencias con pacientes