El sulfuro de hidrógeno en el cerebro puede ser un biomarcador de esquizofrenia