El riesgo de tener infecciones graves es excepcionalmente alto en pacientes con esquizofrenia